Cuéntame lo que hay para hoy.
El juez Raúl Jesús Vega condenó hoy en primera instancia al periodista Christopher Acosta y al director de la casa editorial Penguin Random House en Perú Jerónimo Pimentel a dos años de prisión suspendida y el pago de 400 mil soles por la publicación del libro “Plata como cancha”. De acuerdo con Jesús Vega en un cuestionado fallo, en la publicación, que explora la carrera política y empresarial de César Acuña, Acosta y Pimentel cometieron el delito de difamación agravada contra el excandidato presidencial y empresario peruano.
 
Dame un poco de contexto.
La demanda contra Acosta, Pimentel y Penguin Random House se remonta a marzo del año pasado, cuando el equipo legal de César Acuña, liderado por el abogado Enrique Ghersi, presentó una querella por lo que consideraron “contenido abiertamente difamatorio” en “Plata como cancha”. Según la querella, el libro consignaba hasta 55 frases consideradas “difamatorias”.  Rápidamente asumida como una forma de amedrentamiento, Acuña exigió en la demanda una reparación de 100 millones de soles y, en noviembre pasado, solicitó también el embargo de los bienes de Acosta, Pimentel y Penguin Random House. Tras varias audiencias, la lectura de sentencia se programó para hoy por la mañana y, gracias a la presión de varias decenas de hombres y mujeres de prensa, la misma fue transmitida de manera pública, a pesar de la continuada reticencia del equipo legal de César Acuña.
 
¿Qué ha dicho hoy el juez?
En la lectura de sentencia, el juez confirmó en primera instancia el delito cometido por Acosta y Pimentel, y argumentó que, si bien el libro cita diversos testimonios, reportajes, expedientes judiciales y trabajos de investigación periodística previos sobre César Acuña, buena parte de las citas consideradas difamatorias por Acuña en efecto no fueron verificadas por el periodista o no provienen de fuente confiable. La argumentación del juez Jesús Vega, sin embargo, ha sido duramente cuestionada tanto por expertos legales como por hombres y mujeres de prensa: los argumentos de Jesús Vega harían susceptible a cualquier periodista de ser enjuiciado por citar testimonios de fuentes que un juez defina como “no confiables” (judicializando la práctica periodística) y, en la práctica, eliminando el derecho de cita del periodista.
 
¿A qué te refieres?
Tal como han señalado diversos especialistas, la tesis del juez Jesús Vega va en contra de la práctica constitucional reconocida para el periodismo en nuestro país, así como contra la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la llamada “doctrina del reporte fiel”. El constitucionalista Heber Joel Campos ha recordado que en el 2004, la Corte IDH “sostuvo que pedirle a un periodista que pruebe la veracidad de los hechos de los que daba cuenta era una restricción incompatible con el artículo 13 de la Convención Americana de Derechos Humanos”. Campos ha enfatizado que “las decisiones de la Corte IDH son vinculantes para todos los operadores de justicia de nuestro país, de acuerdo a lo previsto en la Cuarta Disposición Final y Transitoria de la Constitución”. La constitucionalista y exministra de Justicia Ana Neyra, por su parte, ha señalado sobre el caso que según la doctrina del “reporte fiel” del sistema interamericano de Justicia, “la reproducción fiel de información no da lugar a responsabilidad, aun en los casos en que la información reproducida no sea correcta y pueda dañar el honor de alguna persona”. Refiriéndose a tal doctrina, el especialista Andrés Calderón también agregó que la sentencia contra Acosta y Pimentel “niega cerca de 20 años de jurisprudencia uniforme sobre reporte fiel o neutral. Un periodista no puede ser condenado por citar lo que dice un tercero”.
 
¿Qué ha ocurrido después?
Tras la lectura de la condena, diferentes gremios e instituciones periodísticas han rechazado la sentencia contra Acosta y Pimentel, mientras que estos han indicado que apelarán a la misma.

Puedes escuchar la versión en podcast de La Noticia del Día Explicada aquí:

Matheus Calderóncurador general